Linkedin

Linkedin

Este post pretende ser una guía introductoria para todas las empresas que quieren tener un perfil corporativo en Linkedin, pero también para aquellas que lo quieren mejorar, así que desglosaremos las opciones básicas y las describiremos con detalle para que logremos una nivel de ” preeminencia “.
Consejo 1: Nunca uses un perfil de persona para una empresa.

Cuando Linkedin comenzó a tomar cierto peso en nuestro entorno muchas personas optaron por crear una identidad en Linkedin con las credenciales de la empresa, en lugar de sus propias. Llegó un momento en el que había muchos y, hoy todavía quedan. Un aviso importante: Linkedin (como hace Facebook, por otra parte) tiende a eliminar esta perfiles y, sin solución, desaparecen los cientos o miles de contactos que haya hecho. Este aviso no es gratuito, conozco más de un caso.

Así que, si quieres tener un perfil de tu empresa, primero deberás tener tu personal y, además, te recomiendo que tengas un buen perfil pues a calidad de los profesionales empuja la calidad del perfil corporativo.

Consejo 2: Quien encabeza y quién gestiona el perfil corporativo

Los perfiles corporativos se crean a partir de perfiles personales el procedimiento para crearlo son las siguientes:

1º. Ir a la barra de navegación superior: <Inicio> <Perfil> <Red> <Empleos> <Intereses>. A <Intereses> haz clic en <Empresa> para abrir la página principal donde en la columna de la derecha encontrarás la opción <Crea una página de empresa>.

2º. Para sacar adelante necesitarás estar registrado como perfil profesional, disponer de un correo de la empresa (no son válidos ni Yahoo, ni Gmail, ni de este proveedores globales, debe ser un @ el-nombre-de- el empresa.nnn).

Saber esto es importante porque Linkedin persigue que la gestión de la compañía se realice internamente. Para que las agencias puedan operar y gestionar hay algunas opciones secundarias, aunque personalmente recomiendo que la creación la realice el perfil del responsable de la empresa o el responsable de la estrategia corporativa (asistir por el gestor especialista en comunicación corporativa, si lo desea). Será, posteriormente, en la gestión diaria, cuando actuará preferiblemente el gestor de la comunicación.

Consejo 3: ¿Qué y cómo lo explico

Esta es la base de la gestión del perfil de empresa. Para resolverlo, hay que diferenciar entre dos opciones: las informaciones fijas (definición corporativa, gama de servicios y de productos) y la publicación de actualizaciones (noticias, novedades, puestos de trabajo, ofertas, etc.)

Para las informaciones fijas, vale la pena disponer de unos buenos textos corporativos de base que, hoy en día, muchas empresas encargan a profesionales de la comunicación. El objetivo de este encargo suele ser disponer de textos genéricos con versiones adaptables a los diversos usos y canales (webs, redes sociales, PWP, discursos, notas de consumo, mailings comerciales, etc.).

En tanto en actualizaciones entienden todos aquellos informaciones que puede publicar una empresa y que en un momento son novedades o noticias: la incorporación de un nuevo profesional, la apertura de una delegación, la creación de una nueva carta de productos , etc. A medida que se vayan publicando nuevas actualizaciones, las viejas irán retrocediendo en cuanto a visibilidad en pantalla, y quedarán en el historial.

Consejo 4. Cómo conseguir que tenga un aspecto profesional
Pasa muy a menudo que hay empresas que han actualizado toda la información de su perfil, pero que visualmente, no consiguen que su trabajo luzca. El mensaje de fondo, en estos casos, es bastante tranquilizador Linkedin es, al final, una página web programada y en tanto, existen un plegado de requerimientos óptimos de visualización. Hay numerosas guías visuales, pero esta infografía es una de las más esclarecedoras que he encontrado:

Online Circle Digital | LinkedIn Campaign | Advertising Digital Marketing Campaign (by Marketing Easy)
(Haga clic en la imagen para ir a la web de Marketing Easy y ver el infográfico entero)

Consejo 5. La gestión diaria, el reto
Como ocurre en todas las redes sociales, y Linkedin no es una excepción, caer en la apatía y dejar de hacer un mantenimiento periódico de los perfiles personales y la página corporativa hará que pierda interés progresivamente y pase a ser un escaparate diciembre actualizado.

Aunque sería óptimo, es poco viable que el perfil se pueda actualizar a diario (cuando hablo al actualizar nunca me refiero a publicar novedades diariamente, si no a revisar si hay peticiones, correos, nuevas interacciones, propuestas interesantes, etc. ). Por el contrario sí es muy oportuno publicar actualizaciones de forma periódica: por un perfil personal recomiendo cada semana y para páginas corporativas es interesante hacerlo cada quince días o cada mes.

Muchas empresas me comentan que este es una labor inalcanzable porque no tienen capacidad para generar este flujo de comunicación. Para estas empresas, una lista de reflexiones:

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.